Salar de Uyuni, el espejo natural de Bolivia

Hoy viajamos virtualmente al suroeste de Bolivia para hablar del desierto de sal más grande del mundo, el Salar de Uyuni, con unos 12.000 km² de extensión. No es visitado únicamente por tener la mayor extensión, sino por el efecto de espejo que surge al caer el agua de la lluvia sobre la sal que hay en el suelo.

El desierto de Uyuni, cercano a la Cordillera de los Andes, es tan plano que, al llover, no hay ninguna formación para que pueda drenar el agua, con lo que toda la extensión se convierte en un enorme espejo que refleja el cielo. Como anécdota, es cierto que la NASA se aprovecha de este terreno para calibrar las órbitas de sus satélites.

El mineral que hace posible el efecto, con ayuda del agua y la sal, se llama ulexita (“piedra televisión”). Es transparente y refractante. Aunque no es el único material que se encuentra en los 120 metros de profundidad que hay. El salar de Uyuni está considerada como la mayor concentración de litio a nivel mundial.

Para acabar, no hace falta decir que Uyuni es uno de los principales destinos turísticos de Bolivia. El maravilloso espejo natural no pasa desapercibido entre los turistas más curiosos.

Sin abandonar el Salar de Uyuni, puedes descubrir desde aquí mismo el ‘Hotel Luna Salada‘, creado a base de sal en este desierto tan particular.

Tagged: , , ,

1 comment

  1. Banderas 5 marzo, 2013 at 23:01 Reply

    Bolivia es uno de esos grandes desconocidos para el turismo.

    Salu2
    Carlos Banderas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *