El Bosque de los Tsingy, en Madagascar

Madagascar no es conocida únicamente por su gran variedad de flora y fauna, sino también por su insólita geología. Nos desplazamos hasta la Reserva Natural de Bemaraha, en la provincia de Mahajanga, que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1990. De sus 1.500 km² totales de superficie (teniendo en cuenta los 850 km² reservados para labores científicas al norte del Parque) destaca una zona salpicada por una serie de formaciones kársticas de caliza, conocida como el ‘Bosque de los Tsingy’.

Estos pináculos de roca se forman gracias a los 1.800 mm anuales que caen de lluvia anualmente en Madagascar. Durante el paso de los años, el agua va erosionando la parte externa de la piedra caliza, dejando al descubierto su parte interior, que es mucho más resistente. La forma vertical en la que cae la lluvia hace que tengan esa forma puntiaguda.

Los nativos de la zona bautizaron a estas formaciones con el nombre de ‘Tsingy‘, que significa ‘donde no se puede caminar descalzo’. Y lo cierto es que el caminar libremente por este bosque está al alcance de muy pocas especies, entre ellas, los lemures, que campan a sus anchas por el territorio de los Tsingy aprovechando su agilidad.

Como consejo si se decide visitar el bosque petrificado de Bemaraha, hay que decir que la mejor época para viajar a la cuarta isla más grande del mundoMadagascar, es durante la estación seca entre mayo y octubre, ya que el Bosque de los Tsingy sólo se puede visitar de día, por precaución.

Tagged: , , ,

1 comment

  1. Banderas 5 marzo, 2013 at 22:39 Reply

    Lo siento, pero es un destino desaconsejado para los viajeros, demasiados turistas han tenido problemas y no es un país demasiado preparado para el turismo, pese a su enorme patrimonio. Algún día….

    Salu2
    Carlos Banderas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *