Albarracín, candidato a ser Patrimonio de la Humanidad

El singular pueblo de Albarracín, localizado en la parte suroeste de Teruel (Aragón), no se conforma con haber sido declarado Monumento Nacional en 1961, ni con haber recibido la medalla de oro al mérito de las Bellas artes en 1996, sino que también espera ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Y es que motivos no le faltan, está considerado como uno de los mejores pueblos de España por su belleza e importancia histórica. Gracias al punto estratégico donde se encuentra, aún se conservan las huellas que han dejado épocas como la Edad del Hierro, la Edad Media o la propia Guerra Civil Española.

El pueblo se encuentra enclavado en plena Sierra de Albarracín, protegido por las murallas que se construyeron con fines defensivos y además, por el río Turia. El sistema defensivo de Albarracín, tan bien conservado hasta la fecha, lo componían tres fortalezas: el castillo Principal, el del Andador y el Torreón de Doña Blanca, a los que se sumaban dos recintos cerrados por las murallas.

En el casco antiguo se hallan edificadas las casas colgadas. Dentro del pueblo sus calles son empinadas y estrechas, con rincones muy pintorescos. La construcción ofrece la original arquitectura popular con la forja propia de la provincia además de tener el color rojizo característico llamado ‘rodeno’.

El paso del tiempo histórico ha dejado en Albarracín reliquias como pinturas rupestres de la Época Paleolítica, yacimientos de los Ibéros, un acueducto romano o restos de edificios moriscos, como la Alcazaba y el Torreón del Andador. Por otro lado, reclamos turísticos como la Catedral del Salvador, el Palacio episcopal, la Casa consistorial o la Torre de la Muela aportan aún más interés a uno de los municipios más bonitos para visitar de todo el país.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *