Descubrir lo mejor de Lanzarote en menos de una semana

Su nombre procede del navegante genovés Lanceloto Malocello, pero Lanzarote es más conocida como la ‘Isla de los Volcanes‘ por albergar los paisajes volcánicos más espectaculares de toda España. Gran parte de su superficie está cubierta por el manto volcánico que dejó la gran actividad de principios del siglo XVIII.

Pero, ¿realmente hay cosas interesantes para conocer en Lanzarote? Lo cierto es que la economía de la isla gira en torno a su potente industria turística, con una gran variedad de atractivos pero que al tratarse de una isla relativamente pequeña, se pueden recorrer fácilmente en una semana. Nuestra experiencia de viaje recomienda alquilar un coche y echarse a la carretera para descubrir lugares increíbles como estos:

1. Parque Nacional de Timanfaya

Lanzarote fue declarada Reserva de la Biosfera en 1993, y el Parque Nacional de Timanfaya no deja lugar a dudas. Al suroeste, entre los municipios de Yaiza y Tinajo se encuentra uno de los principales reclamos de la isla, un parque de origen volcánico donde se asientan más de 25 volcanes, que se extienden a lo largo de 51 km².

Antes de llegar al punto turístico del parque, existe un destino opcional para realizar rutas en dromedarios (15 minutos aprox., 6€ por persona). La carretera que conduce al párking de turistas ya nos da un adelanto de la excitante experiencia que estamos a punto de vivir. En el centro de visitantes del Timanfaya se puede coger un autobús para viajar por la llamada ‘Ruta de los Volcanes‘, un intenso recorrido que te explica cómo se formó todo a partir de 1730, a la vez que exploras los volcanes desde lo más cerca posible.

Una vez completada la ruta en autobús, los turistas se quedan a contemplar los espectáculos que se forman gracias a los géisers, los cuales expulsan un inesperado chorro de vapor de agua con el contacto del agua vertida en él. Por otra parte, es curioso descubrir cómo el restaurante del Timanfaya aprovecha las altas temperaturas volcánicas para asar auténticos pollos.

2. Los Jameos del Agua

En el primer puesto de los atractivos situados al norte de Lanzarote se puede colocar a los Jameos del Agua, localizados en el interior del túnel volcánico originado por la erupción del Volcán de la Corona. El arquitecto César Manrique supo emplear a la perfección esta serie de jameos naturales para conformar un entorno único para el visitante.

Nada más bajar al túnel volcánico nos encontramos con el símbolo del centro, un tipo de cangrejo ciego (Munidopsis polymorpha) diminuto que sobrevive en el lago interior del jameo. Esta especie es endémica, única en el mundo.

Siguiendo el recorrido, subimos a una de las partes más fotografiadas del centro, una paradisíaca piscina de agua cristalina en contraste con la pared volcánica negra. Otra de las zonas importantes es el Auditorio construido en plena gruta, con una capacidad de 600 asistentes.

3. La Cueva de los Verdes

A un escaso kilómetro de los Jameos del Agua se encuentra la Cueva de los Verdes, el acceso a un tubo volcánico de más de 7 kilómetros de extensión, aunque en la visita sólo se recorre el primer kilómetro. Al igual que los Jameos, se formó hace aproximadamente 5.000 años con la erupción del Volcán de La Corona.

Durante los siglos XVI y XVII, la isla era un blanco fácil para ataques piratas y berberiscos, y la cueva, que en aquella época se encontraba en tierras de la familia Verdes, resultó ser el refugio perfecto para mantenerse a salvo. De aquí proviene su nombre actual.

Lo más destacado del recorrido, de unos 50 minutos de duración, es contemplar las estalactitas de lava, el auditorio donde se celebran pequeños conciertos de música clásica y el gran secreto de la cueva, que no queremos desvelar desde aquí.

4. El Mirador del Río

En el cabo norte de Lanzarote, a 15 minutos aproximadamente de los Jameos y la Cueva de los Verdes, se sitúa el Mirador del Río, un punto de observación que a 479 metros de altura sobre el nivel del mar, ofrece la mejor panorámica de la Isla de la Graciosa. Además de las inmejorables vistas, el Mirador del Río dispone de un restaurante para disfrutar de una comida en las alturas.

5. El Jardín de los Cactus

César Manrique eligió la antigua cantera del pueblo de Guatiza para crear su última obra en 1991, el Jardín de los Cactus, una especie de parque natural en forma de anfiteatro que recoge más de 10.000 ejemplares de cactus, clasificados en más de 1.400 especies diferentes.

En su recorrido libre, con una duración recomendada de 45 minutos, se puede pasear tranquilamente por los laberintos que dibujan las diferentes parcelas llenas de ejemplares naturales, provenientes de las Américas, Madagascar y otros lugares desérticos del mundo.

Seguramente, el punto más solicitado por los turistas para llevarse un buen recuerdo del Jardín, se encuentra en la zona norte, en lo alto del molino de viento desde el que se obtiene una perfecta panorámica.

Tagged: , , ,

1 comment

  1. Pedro Pablo 24 septiembre, 2013 at 10:52 Reply

    Lanzarote es una de las islas más bonitas y curiosas del archipiélago Canario. Siempre que he ido le he hecho muchos kilómetros al coche a pesar de ser una isla pequeña, pero está llena de grandes atractivos. En el post están lo más importantes, pero no debes dejar de visitar El Golfo (con su lago verde), los Hervideros (con sus inpresionantes entradas y salidas del mar entre las rocas), Orzola (para comer un buen pescado fresco y coger el barquito a Isla Graciosa) y Playa Blanca (para visitar las increíbles playas de Papagayo). En fin, un paraíso cercano y … nuestro. Te invitamos a ver las ofertas que hay en nuestra web y a disfrutar, porque sabes que “Te mereces una buena compañía”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *