Las Torres Abraj Al Bait, en la Meca de Arabia Saudí

El lujoso complejo residencial y hotelero de las Torres Abraj Al Bait, también conocidas como Meca Royal Clock Tower, transformó radicalmente el aspecto de la ciudad de ciudad santa de La Meca (Arabia Saudí). Ocho años de intenso trabajo (2004-2012) han dado a luz el edificio más grande del mundo en tamaño por masa, el edificio más alto de Arabia Saudí y la tercera estructura más alta del Mundo, con 601 metros construidos.

Este gran proyecto de construcción fue llevado a la realidad a través de los Fondos King Abdulaziz, que tiene por objeto modernizar la ciudad para ofrecer un alojamiento de clase mundial al creciente número de visitantes y residentes de la ciudad santa de la Meca. La compañía Saudi Binladin Group desarrolló el proyecto completo, delegando el diseño arquitectónico del complejo a Dar Al-Handasah en 2001.

Flickr: hazrik tmka

El complejo, que se extiende más de 1.500.000 m² por la ciudad santa, se basa en siete torres levantadas sobre un podio de 115 metros de altura, entre las que destaca poderosamente la Royal Clock Tower Hotel, la estructura central que presume de ser el hotel y la torre con reloj más altos del mundo. Las otras seis torres, Hajar, ZamZam, Maqam, Qibla y Marwah, rodean al rascacielos principal  con unas alturas que oscilan entre los 200 y 300 metros.

Las Torres Abraj Al-Bait disponen de un centro comercial de cuatro plantas y un aparcamiento capaz de albergar a más de mil vehículos. Las torres residenciales albergan permanentemente a los residentes, mientras dos helipuertos y un centro de convenciones sirven para acomodar a los viajeros de negocios. En total, las torres pueden mantener a máximo de 75.000 personas en su interior.

Visto desde el exterior, el detalle más curioso del rascacielos se encuentra colgado a unos 530 metros desde la base, el reloj de 43×43 metros (el más grande del mundo de este tipo) que gracias a los dos millones de luces LED que se encienden por la noche, se puede ver desde un radio de 25 kilómetros de distancia. La cúspide de la torre es completada por una especie de aguja de 71 metros sobre el reloj, unida a una media luna de fibra de vidrio revestida de oro con los 23 últimos metros de altura.

Cuando cae la noche, el complejo se convierte en todo un espectáculo para la ciudad, en parte gracias a su reloj. En este vídeo se puede comprobar.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *