Los restos del Castro de Santa Tecla, en Pontevedra

La palabra “castro” proviene del latín castrum, que significa “fortificación militar”. Así se conocen a los antiguos poblados fortificados celtas que se pueden encontrar, ya convertidos en restos, en el noroeste de España. En particular, el Castro de Santa Tecla (Santa Trega en gallego) de origen galaico, situado en el municipio de La Guardia (Pontevedra), es uno de los mejor conservados de toda la Península Ibérica.

Esta zona arqueológica, perteneciente a la cultura castreña, que se desarrolló desde finales de la Edad del Bronce hasta principios de nuestra era en el noroeste de la Península Ibérica, es una de las más emblemáticas y visitadas de los castros gallegos. Quizá tenga algo que ver su privilegiado emplazamiento, y es que el Castro de Santa Tecla se sitúa en el contorno de su monte homónimo, a 341 metros de altitud, desde los que domina toda la desembocadura del río Miño.

Flickr: Paulo Sousa

En 1912, las obras para el trazado de una carretera en el lugar conocido como “Campo Redondo”, pusieron al descubierto los muros de edificaciones y cimientos de lienzos de la muralla exterior del castro. Ante estos descubrimientos, la Sociedad Pro-Monte de santa Tecla solicitó una autorización para iniciar excavaciones en el lugar, que no fue concedida hasta febrero de 1914.

Desde sus primeras excavaciones hasta la actualidad se han visto distintas campañas y teorías para conocer más acerca del castro. Pero hoy en día, según la tesis mantenida por el director de las últimas campañas de excavaciones en la década de los 80, podemos afirmar que el de Santa Tecla tuvo una ocupación continuada entre los siglos I a.C. y 1 d.C., tras los que comenzó un lento proceso de abandono.

Merece la pena viajar en primera persona al monte de Santa Tecla, en La Guardia, y conocer sus secretos. Antes de recorrer la muralla y las viviendas de piedra, algunas reconstruidas para el disfrute de los turistas, es recomendable pasar por el Museo Arqueológico y descubrir los restos encontrados en el castro. Es donde parte la visita guiada, además.

Tagged: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *