Castellfollit de la Roca, al borde del precipicio

A casi 50 kilómetros de la provincia de Gerona se sitúa uno de los términos más pequeños y especiales de toda España, considerado por muchos como la postal rural más fotogénica de Cataluña. Así es descrito Castellfollit de la Roca, un municipio perteneciente a la comarca de La Garrocha donde conviven alrededor de 1.000 habitantes, en menos de un kilómetro cuadrado.

El pueblo se encuentra asentado sobre un impresionante riscal basáltico de 50 metros de altura y casi un kilómetro de longitud, cuyo origen se explica con la acción erosiva de los ríos Fluvià y Toronell sobre los restos de las corrientes de lava que escupieron las erupciones volcánicas de hace miles de años.

Flickr: Adrià

El resultado se ha convertido con el paso de los años en la mejor “puerta de bienvenida” al Parque natural de la Zona Volcánica de la Garrocha, considerado como el mejor ejemplo de paisaje volcánico de la Península Ibérica, y uno de los más importantes de Europa. Cuenta con una superficie protegida de 15.000 hectáreas, que incluye 11 municipios y 28 reservas naturales.

Una vez contemplado el excepcional exterior de este pequeño municipio, entrando en su interior se puede viajar al pasado para disfrutar de un casco antiguo de origen medieval, con numerosas casas construidas en piedra volcánica. Además, en Castellfollit resiste desde 1929 la única cantera activa de basalto actualmente en España, otro interesante motivo para conocer el pueblo al borde del precipicio.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *