Un pueblo al que se accede a través de una «Cuevona», en Asturias

Al encanto que ya de por sí despierta el pequeño pueblo de Cuevas del Agua, cuyo espacio entre el río Sella y el pie de la montaña pertenece al concejo asturiano de Ribadesella, se le une que la única forma de llegar hasta él pasa por atravesar una cavidad natural apodada como “La Cuevona“. Sin duda, estamos ante uno de los pueblos más curiosos de España.

La Cuevona de Cuevas del Agua, valga la redundancia, es uno de los escasos ejemplos de cuevas asfaltadas que se dan a nivel mundial. Sus cerca de 300 metros de longitud se pueden completar fácilmente en coche, sin embargo, lo aconsejable es dejarlo aparcado en el parking y recorrer el trayecto a pie, siguiendo el curso del arroyo que fluye en su interior.

Flickr: miguel

Gracias a la buena conservación del lugar y a la iluminación artificial, se puede disfrutar de las excelentes formaciones calcáreas que decoran su interior, como estalactitas, estalagmitas, columnas o coladas. Además, la cueva posee una flora propia de gran importancia, con algas y hongos, líquenes y musgos. Y por último, aunque especies como la rana y el murciélago hayan tenido que abandonar el lugar para evadirse de los humanos, La Cuevona también puede presumir de fauna, destacando en ella la salamandra ciega.

Por otro lado, el pueblo de Cuevas del Agua, formado por apenas medio centenar de habitantes, goza de una situación privilegiada que, unido a su peculiar acceso, le convierten en una auténtica aldea perdida, donde se conservan como en pocos lugares las señas de identidad de la vida rural. Ofrece numerosos elementos etnográficos y muestras de arquitectura tradicional. Y para conocer el entorno, la “Ruta de los molinos” resulta una senda bastante interesante.

Tagged: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *