El Santuario hindú de las Cuevas Batu, en Malasia

Las Cuevas Batu son una de las atracciones turísticas más importantes y populares de Selangor, en Malasia. Cierto que están al otro lado del mundo, pero son tan impresionantes que se han convertido en un destino imprescindible de aventura y también de peregrinación.

Y es que, en el interior de estas cuevas, se construyó un templo hindú y un santuario que atrae a miles de fieles y turistas durante todo el año, pero en especial durante el festival hindú anual, el Thaipusam, que celebra todos los años la comunidad hindú tamil en el mes de febrero del calendario lunar hindú.

La imponentes cuevas naturales de Batu se asientan en una colina de piedra caliza y están situadas a tan solo 30 minutos del centro de la ciudad de Kuala Lumpur. Están formadas por tres cuevas principales donde se ubican los templos y santuarios hindúes. Hay que decir que estos son los santuarios hindúes más importantes fuera de la India. Curioso si tenemos en cuenta que Malasia es un estado predominantemente islámico.

Batú es un lugar de culto sagrado para los hindúes. El principal atractivo de estas cuevas es la gran estatua de oro macizo del dios hindú Murugan, de 47 metros de altura, situada en la entrada y que se eleva sobre la base de la colina. Esta es la segunda mayor estatua de esta deidad hindú en el mundo.

Subiendo unos 272 escalones llegamos a una zona de santuarios, llamada la cueva de la Catedral, donde predominan las velas y el incienso y desde donde se puede disfrutar del paisaje y de las vistas de la ciudad. Gua Kecil o la cueva pequeña tiene las paredes decoradas con tallas de deidades hindúes y numerosos santuarios. El techo tiene unos 100 metros de altura, con un agujero en la parte superior por el que entra la luz del sol.

En otra de las cuevas, la llamada Ramayana, hay pinturas y escenas de dioses hindúes, una auténtica galería de arte. En la zona hay monos que revolotean alrededor, en principio inofensivos, pero se recomienda estar atento ya que aprovechan la menor ocasión para obtener cualquier botín, así que ojo a tus pertenencias. En la zona oscura de las intrincadas cuevas, la Sociedad de la Naturaleza de Malasia organiza excursiones diarias de espeleología. Recorridos para los más aventureros en los que podrás observar la fauna nativa de las cuevas. Y en el exterior se puede practicar escalada.Las Cuevas Batu son uno de los lugares que no deberías perderte en tu próxima visita a Malasia.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *