Los Monasterios de San Millán de Cogolla

En la villa de San Millán de Cogolla, provincia de La Rioja, se hallan los dos monasterios considerados como la ‘Cuna del Castellano‘, fundados por el santo San Millán.

El primero en levantarse de los dos es el Monasterio de Suso, que traducido al castellano antiguo quiere decir ‘de arriba’. Su significado cobra sentido con su localización, ya que se encuentra en una zona alta de la ladera. Se construyó a finales del siglo VI, con una mezcla de estilos visigodo, mozárabe y románico.

Las cuevas son la parte más antigua de este monasterio. En ellas se pueden ver sepulcros apiñados y superpuestos de personajes sin identificar, que debieron ser ilustres por la proximidad al sepulcro del santo. En esta cueva hacía sus penitencias cuaresmales San Millán.

Por otra parte, nos encontramos con el Monasterio de Yuso, el segundo en construirse debido a la necesidad de la comunidad, que había crecido considerablemente, de tal modo que se tenía que llevar a cabo un traslado a un nuevo edificio, situado más abajo del valle.

Al contrario que el Monasterio de Suso, en este si se erigió un único estilo, el románico, de acuerdo a la época. Aunque posteriormente en el siglo XVI sufrió una remodelación con estilo herrediario. Nos ha dejado hasta nuestros días numerosos elementos de interés, como los ‘Marfiles románicos’, la ‘Sala de Códices y Cantorales’, entre otros.

Ambos edificios fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1997, por razones históricas, artísticas, religiosas, lingüísticas y literarias. En el famoso Escritorio de San Millán, dentro del Monasterio de Suso, se escribieron las Glosas Emilianenses, uno de los documentos más antiguos del castellano. En el mismo monasterio firma sus versos Gonzalo de Berceo, el primer poeta castellano de nombre conocido.

Tagged: , , ,

Comments: 3

  1. Tripmania 31 enero, 2013 at 14:45 Reply

    ¿Te puedes alojar en ellos? Este es un tipo de turismo que ahora se mira mucho.

  2. Grupo Europa 31 enero, 2013 at 15:32 Reply

    Sí, lo cierto es que el turismo rural está de moda. Pero éste no es el caso, ambos monasterios tienen unas normas bastante severas.

    Sólo se puede acceder al territorio mediante autobuses que pone la organización, habiendo contratado una visita guiada con antelación.

    Saludos!

  3. Tripmania 1 febrero, 2013 at 18:04 Reply

    Muchas gracias!
    Siempre nos quedarán los Paradores Nacionales 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *