Conoce la Costa Amalfitana

Pueblecitos escarpados en los cerros, un mar profundamente azul, cuevas subterráneas y una carretera que serpentea entre plantaciones de olivos, limoneros, naranjos y viñas. Así es la costa amalfitana en el sur de Nápoles, una franja de unos 50 km a lo largo de un promontorio, que constituye una de las zonas costeras más bellas de Europa.

Desde su escarpada geografía, Positano y Amalfi admiran el mar Mediterráneo desde un lugar privilegiado, encaramados en los riscos de las montañas.

Hace más de 2.000 años, el emperador Tiberio y sus sirvientes descubrieron esta costa al instalarse en Costa Amalfitana los últimos años de su vida, pero fue a principios del siglo XX cuando empezaron a construirse hoteles de lujo y comenzaron a llegar artistas, pintores así como las personalidades más adineradas y exclusivas de Europa. De hecho, Wagner, Greta Garbo, Picasso, Klee, Pirandello, Steinbech, Zefirelli o Warhol sucumbieron a los encantos de la costa amalfitana.

La belleza incomparable de la Costa de Amalfi es lo que ha encantado a viajeros de todas las partes del mundo.

Las terrazas de un verde lujuriante, suspendidas sobre el mar dentellante, el patrimonio artístico y las arquitecturas típicas la convierten en uno de los lugares más célebres del mundo: salvaje, ardiente y romántica, la Costa es una meta obligada cuando se viaja por Italia.

Desde el punto de vista geográfico la “costa de las Sirenas” constituye el lado meridional de la positano03Península Sorrentina, que al sur encierra el golfo de Salerno.

El paisaje está caracterizado por poderosas escolleras que se hunden en el mar, con bahías y ensenadas como la espléndida Gruta de la Esmeralda en Conca dei marini y el Fiordo de Furore. Entre pendientes vertiginosas, acantilados y rocas escarpadas, encontramos lugares donde la naturaleza está casi completamente incontaminada, como el Oasis del Vallone di Porto.

Los pueblitos que cubren la “divina costa” merecen todos una exploración por el mar azul, los panoramas sorprendentes, las bellezas artísticas, la vivaz vida mundana. Pero también se pueden hacer compras en las características boutiques de la “moda de Positano” y en los talleres de cerámica de Vietri, o se puede saborear una gustosa cocina tradicional.

Positano, bella figura en vertical

Se cuenta que el pintor Paul Klee dijo que el pueblo de Positano es el único pueblo vertical del mundo ya que se levanta encima de un acantilado.

Sus calles empinadas con escalinatas empedradas, sombreadas por higueras, albergan antiguas casas de pescadores reconvertidas en mansiones y hoteles de lujo.

Tras una pequeña explanada aparece la iglesia de Santa María Assunta, de 1200. Aunque conserva poco de la original, muestra figuras del siglo XVIII y en el altar principal alberga a una Virgen Negra con el Niño. A pocos pasos se encuentra el paseo marítimo, con restaurantes. Desde este lugar las vistas son impresionantes al mirar hacia arriba y apreciar Positano, de color pastel al atardecer.

Famosas parejas del cine como Elizabeth Taylor y Richard Burton o Roberto Rossellini, Alberto Sordi pasaron temporada en este pueblo, alejadas del acoso de los fotógrafos.

Positano tiene más de 70 hoteles de todas las estrellas.

Ravello, un mirador hacia la bahia

Más cercano al cielo que la costa“, como André Gide escribió, está la antigua república independiente de Ravello.

Este pueblo ofrece la panorámica más bella del mar desde el mirador hacia el parque de la Villa Cimbrone.

De pocas casas, está orgulloso de mostrar su iglesia y dos importantes villas.

ravello04La villa Cimbrone, donde las estatuas de mármol están alineadas sobre un jardín al borde de un acantilado de 335 metros, ha tenido huéspedes de la talla de Greta Garbo y Hillary Clinton. Y la Villa Rufolo, con sus jardines con vistas al Mediterráneo, fue residencia veraniega de algunos papas, de Carlos de Anjou y de Richar Wagner.

Su duomo conserva un interesante púlpito con seis leones esculpidos en su base.

Amalfi, belleza marinera

Según la leyenda, Heracles se enamoró de una ninfa llamada Amalfi. Al morir ésta, quiso enterrarla en el lugar más bello del mundo, al que le cedió su nombre. Muchas batallas se sucederían después; y es que Amalfi, que llegó a ser la ciudad más rica del sur de Italia, la quisieron conquistar, especialmente los árabes y sarracenos.

Posee una amplia historia marinera que se percibe en sus callejuelas empinadas. La república más antigua de la vieja Italia fue fundada en el año 840 y alcanzó su esplendor en el siglo XI, cuando la navegación del Mediterráneo se regía por las Tablas Amalfitanas, el código marino más antiguo del mundo. En aquella época tenía relaciones comerciales con Constantinopla (Estambul).

Desde el siglo IX se alza su catedral de estilo árabe-normando, blanca, gris y dorada y cuenta con un campanario del siglo XIII.

Bonito viaje a la Costa Amalfitana

Si quieres que el viaje te salga perfecto, lo mejor es que la AGENCIA DE VIAJES TurItalia os cotice un viaje a la COSTA AMALFITANA, tanto si sois individuales, grupos o VIP, no lo dudes: www.turitalia.com. Si queréis viajar a Italia ésta es tu agencia, están especializados en todo tipo de viajes, desde la naturaleza Italiana hasta un viaje histórico por sus calles más emblemáticas.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *