Las Cuevas de los mil Budas

Las Cuevas de los mil Budas, también conocidas como las Cuevas de Mogao, son un conjunto de 492 templos situados en la provincia de Gansu, cerca de la ciudad china Dunhuang. Estas Cuevas pertenecen a la conocida Ruta de la Seda, que consistía en una red de rutas comerciales entre Asia y Europa, hasta el siglo XV.

El lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987, combina las culturas china, india y persa, reflejando las formas de producción y vida de los pueblos de diversas naciones de aquella época.

El origen de las cuevas fue una visión de luz. En el año 366, un monje llamado Yuezun se topó con mil budas de oro centelleando en un despeñadero. La visión lo movió a ex­­cavar en la roca una pequeña celda de meditación; tras él llegaron otros. Las primeras cuevas no eran más grandes que un ataúd, pero pronto las comunidades monásticas empezaron a abrir cavidades más amplias, ornadas con imágenes de Buda, para albergar actos de devoción colectivos. De esas grutas primitivas proviene el nombre popular de ‘Cuevas de los Mil Budas’.

A principios del Siglo XX, Wang Yuanlu descubrió una importante cantidad de manuscritos. Algunas expediciones occidentales acudieron a la zona interesados por el hallazgo. En ese momento, Wang se embarcó en el proyecto de reconstruir algunos de los templos. Para ello, solicitó donaciones a las ciudades vecinas y a algunos de los exploradores Occidentales interesados en los manuscritos.

Desde aquel entonces, comenzaron las excavaciones arqueológicas para descubrir los templos ocultos, y pronto hallaron inimaginables documentos en distintas lenguas como el Sánscrito, el Soliano o el Tibetano. También se descubrieron pinturas murales sobre papel o seda, de temática budista en su mayoría.

Tagged: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *