Gulpiyuri, la playa más pequeña del mundo está en Asturias

¿Cómo te explicarías que una playa no tenga vistas al mar? Pues bien, si viajas a la costa asturiana, entre Llanes y Ribadesella, podrías comprobarlo con tus propios ojos. Nos referimos a la playa de Gulpiyuri, declarada Monumento Natural y considerada como la más pequeña del mundo. ¿Una playa “de bolsillo”?

Aunque no alcance los 50 metros de largo, Gulpiyuri es un auténtico tesoro cuya existencia se explica gracias a un fenómeno natural. Al tratarse de una costa de roca caliza, el subsuelo está plagado de cavidades originadas por la erosión del mar cantábrico. Esto facilita el hundimiento de dichas cavernas subterráneas, lo que da lugar a las dolinas.

Flickr: gilga1

Así se explica su formación, sin embargo, Gulpiyuri no es una simple dolina. Cuenta con una grieta subterránea que posibilita que llegue hasta ella el agua marina, además de haberle aportado a la playa esa fina arena dorada a lo largo de los siglos. El resultado es excepcional, quizá no sea el mejor rincón para disfrutar de un buen baño, pero es un lugar único.

En ocasiones, con la marea baja desaparece el agua por completo, y con la marea alta su baja profundidad apenas deja remojarse el cuerpo entero si no estamos tumbados. Pero el baño no es lo más importante en la playa más pequeña del mundo, también se puede caminar sobre su pequeña montaña, escuchando el ruido de los llamados “bufones”, los chorros verticales que escupe la tierra cuando la mar está brava.

Para llegar a ella hay que viajar hasta el norte de la localidad de Naves, conduciendo por la autovía del Cantábrico en dirección a Oviedo, unos diez kilómetros después de pasar Llanes, y seguir andando porque no se puede acceder en coche hasta la misma playa. Otra posibilidad es llegar hasta ella caminando desde la playa cercana de San Antolín, de Niembro.

Tagged: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *